Síguenos: 

Artículos

Las vacunas que necesitan los diabéticos

Las vacunas son unas herramientas poderosas que protegen a la población general de varias enfermedades infecciosas, pero los diabéticos deben prestar mucha más atención a su calendario de vacunas que los demás. Su condición los coloca dentro de los grupos de riesgo que, sin protección, tendrían más probabilidades de contraer esas enfermedades o desarrollar sus formas más graves. No te expongas: aquí te decimos cuales vacunas necesitas.

Una persona con sus vacunas al día, es una persona mucho más protegida que otra sin vacunar, no importa qué tan saludable esté. La protección que ofrecen las vacunas es particularmente importante para las personas dentro de los grupos de riesgo, que son más vulnerables a contraer enfermedades, ya que cuando el sistema inmunológico está comprometido no sólo se desarrolla la infección más fácilmente, sino también las formas más severas de la misma con consecuencias más graves. Las personas con condiciones cardíacas o condiciones pulmonares crónicas, así como los diabéticos, se encuentran dentro de esos grupos de riesgo.

Si eres diabético, es vital que estés al tanto de las vacunas que necesitas. Como mencioné, tu condición altera los mecanismos de defensa de tu cuerpo lo cual puede hacer más difícil combatir la infección. A su vez, las infecciones pueden descompensar tu diabetes, lo que se convierte en un círculo vicioso que te obliga a tratamientos más largos y quizás, en algunas ocasiones, hasta a requerir hospitalización. No en balde la Asociación Americana de la Diabetes recomienda que los diabéticos se vacunen contra la influenza (gripe o flu) cada año, ya que esta enfermedad resulta mucho más peligrosa para ellos.

También reporta que los diabéticos tienen una posibilidad tres veces mayor de morir como consecuencia de la influenza (gripe o flu) o la neumonía que el resto de la población. ¿Quieres arriesgarte? Seguro que no.
Primero, consulta con tu médico. Él o ella te dirán exactamente cuáles vacunas necesitas. Pero para que tengas una idea, aquí te damos una lista de las vacunas que todos los diabéticos necesitan y otra de las que podrían ayudarte en ciertos casos.

Las vacunas que los diabéticos necesitan:

Influenza o gripe: necesitas aplicarte la vacuna una vez al año. Aunque la vacuna no te protege un 100%, si hace que sea mucho más difícil que contraigas la gripe o influenza durante los seis meses posteriores a su aplicación. La vacuna tarda alrededor de dos semanas en empezar a protegerte (es el tiempo que el cuerpo tarda en formar los anticuerpos). Si estás resfriados o tienes alguna otra enfermedad respiratoria, espera a estar saludable nuevamente antes de vacunarte. Y no te vacunes si eres alérgico al huevo.

Neumonía o pulmonía: (PCV13 o PPSV23). Los diabéticos definitivamente necesitan recibir la vacuna antineumocóccica polisacárida (PPSV23) ya que tienen más probabilidades de contraer la neumonía y de morir a causa de la enfermedad. La vacuna también los protege de otras infecciones causadas por la misma bacteria (el neumococo que también puede producir meningitis, sinusitis e infecciones en los ojos). Puedes ponerte la vacuna contra la neumonía en cualquier época del año. Para la mayoría de las personas, una sola aplicación los protege para toda la vida. Pero si la persona tiene menos de 65 años y padece alguna enfermedad crónica como la diabetes, deben consultar con su médico si es necesario que se vacunen a los 5 o 10 años después de la primera dosis. Los adultos con ciertas condiciones de alto riesgo necesitan recibir la vacuna en su forma PCV13.

Hepatitis B: si tienes menos de 60 años y nunca has recibido o completado una serie de la vacuna HepB, necesitas vacunarte lo antes posible. Si tienes más de 60, consulta con tu médico si te conviene hacerlo.

Tétano, difteria y tos ferina (pertussis, Tdap, Td): todos los adultos necesitan recibir una vez en la vida, una dosis de la vacuna Tdap (la vacuna de la tos ferina para adultos). A partir de entonces, se necesita una dosis de refuerzo (“booster”) de Td cada 10 años. En caso de que no hayas recibido por lo menos tres inyecciones de tétano y difteria en algún momento de la vida, o tengas una herida profunda o sucia, consulta con tu médico.

Las vacunas que podrías necesitar en ciertos casos

Es importante que consultes con tu médico para que te asesore si además te conviene recibir alguna de las vacunas de la siguiente lista:

Hepatitis A (HepA): Necesitas esta vacuna si tienes un factor de riesgo específico que te haga susceptible a la infección del virus de la hepatitis A. La vacuna por lo general se aplica en dos dosis, con un intervalo de 6 meses entre una y otra.

Virus del papiloma humano (VPH): Necesitas esta vacuna si eres una mujer de 26 años o menor, o eres un hombre de 21 años o menor. Los hombres de 22 a 26 años con una condición de riesgo (consulta con tu médico) también deben vacunarse. Cualquier otro hombre de 22 a 26 que quiera protegerse puede vacunarse también. La vacuna se aplica en 3 dosis distribuidas en un período de 6 meses.
Sarampión, paperas y rubeola (MMR por sus siglas en inglés): Necesitas una dosis si naciste en 1957 o después. Es posible que necesites una segunda dosis (consulta con tu médico).

Meningococo (MCV4 o antimeningocócica conjugada, MPSV4 o antimeningocócica polisacárida): La vacuna antimeningocócica protege contra el meningococo, la bacteria que infecta las meninges, las membranas que rodean el cerebro. La infección es muy peligrosa y hay que tratarla inmediatamente con antibióticos. La MCV4 es la vacuna de preferencia para las personas de 2 a 55 años. La MPSV4 es la única aprobada en los Estados Unidos para personas mayores de 55 años.

Varicela: Necesitas vacunarte si eres adulto y nunca has tenido la varicela o no has sido vacunado contra ella. La vacuna se aplica en dos dosis.
Culebrilla (o herpes zoster): Si tienes más de 60 años, se recomienda que recibas 1 dosis única de esta vacuna.

No descuides tu salud y procura recibir las vacunas que necesitas. Si vas a viajar, también debes consultar con tu médico acerca de cómo puedes protegerte, y si hay otras vacunas que se requieren de acuerdo al país al que vayas a visitar. Recuerda que tu diabetes es una condición crónica que requiere ciertos cuidados especiales, y las vacunas son parte de ellos. Están ahí para protegerte, no la desaproveches.