Artículos

Cambiar un vaso de refresco por agua previene la diabetes

 La enfermedad más grave que atraviesa nuestra sociedad es la diabetes. Padecimiento que se ha expandido gracias a un estilo de vida en donde prima el consumo de alimentos ricos en azúcar y el sedentarismo, aspectos que propician la obesidad y, en consecuencia, la diabetes.

 

Los médicos han señalado que la mejor manera de prevenir la diabetes es evitando el consumo de alimentos y bebidas azucaradas como es el caso de los dulces, pasteles y refrescos, los cuales tienen altos niveles de azúcar, sustancia que altera la glucosa en el cuerpo.

Además de esta indicación, un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Salud Pública de Harvard encontró que cambiar el consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas por agua es una alternativa para prevenir la diabetes.

Para lograr esta conclusión, los investigadores analizaron la información de 82.902 mujeres que estaban participando en el programa Nurses Health Study, estudio que registra la salud y la calidad de vida de las mujeres estadounidenses.

Durante doce años a las mujeres se les preguntó sobre su estilo de vida, enfocándose principalmente a los alimentos y bebidas que consumían diariamente. En el tiempo de seguimiento 2.700 mujeres desarrollaron diabetes.

Por cada vaso de refresco o jugo azucarado el riesgo de desarrollar diabetes se eleva un 10% Al analizar la información registrada se encontró que por cada vaso de refresco o jugo azucarado el riesgo de desarrollar diabetes se eleva un 10% en comparación con un vaso de agua.

Ante tal comparativa, el estudio expresa que cambiar un vaso de refresco o jugo de fruta azucarado por uno de agua el riesgo de padecer diabetes se reduce entre un 7 y 8 por ciento.

Aunque parezca que el consumo de agua reduce muy poco el riesgo de desarrollar diabetes, el doctor Frank Hu, principal autor del estudio, expresa que no se debe subestimar estos resultados, ya que esta reducción si puede ayudar enormemente a reducir los casos de diabetes en el mundo.

Según el doctor Hu, actualmente un 10% de las mujeres estadounidenses (aproximadamente 12.6 millones) padecen diabetes. La reducción de un 7% de casos de diabetes que produce el consumo regular de agua equivaldría a 9 de 100 mujeres serían diabéticas.

Hu argumenta que "la elevada prevalencia de la diabetes en nuestra sociedad hace que hasta un 7-8 por ciento de reducción del riesgo sea significativo poblacionalmente".

Aunque para muchos hombres y mujeres es difícil consumir agua porque ya están acostumbrados a ingerir refrescos y demás bebidas azucaradas, el estudio recomienda que se pueden suplir estas bebidas por el té verde y el café, las cuales pueden reducir entre un 12 y 17% el riesgo de padecer diabetes.